Ateneo
revista cultural, espacio creativo para la expresión de lo que nos gusta
revista, cultura, arte, musica, peliculas, series, television, reflexion, psicologia, sociedad, estrenos, festivales, conciertos, noticias
17652
single,single-post,postid-17652,single-format-aside,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
ateneo

14 dic Ateneo

Yo solo caminaba por Av. Santa Fe cuando te vi. Eras hermosa, elegante y elocuente. Tenias gracia ¿Sabías? Yo no sabía de tu existencia, pero penetre tú interior con tan solo una mirada y tú misma estabas ahí. Estabas ahí cuando nadie más lo estuvo, entré en ti y me diste no solo una vista bonita, sino, un mundo de diferentes géneros.
Camine por el sendero rojo que me brindabas. Mis ojos, los verdaderos ojos, brillaban y se abrían como si quisieran dejar entrar todo lo que estaba delante de ellos.

Con el tiempo, te volviste mi favorita y tuve que compartirte. No me arrepiento, no lo hago. Me diste consejos cuando más lo necesitaba y escondía entre otros mundo a mi consejero favorito.

Me diste lugares para sentarme, escuchando alguna fuga de Bach, a veces, Nocturne de Beethoven sonaba y mis pensamientos se entrelazan con la melodía. Mi vista se hundía entre tus trazos de arriba, tus dibujos danzaban y la vehemencia que creí perdida, aparecía para ayudarme otra vez en mis alucinaciones.

Soy un poco egoísta, pero creí que otros deberían conocerte. Invité a algunos de tus rincones a personas que añoraba; a personas que estaban perdidas y debían encontrarse; invité a personas que merecían ver una belleza una vez en la vida; por sobre todas las cosas, invité a quien le quise dar una alegría e invito a quienes necesitan una sonrisa.

No Comments

Post A Comment