Cambalache en su máxima expresión
revista cultural, espacio creativo para la expresión de lo que nos gusta
revista, cultura, arte, musica, peliculas, series, television, reflexion, psicologia, sociedad, estrenos, festivales, conciertos, noticias
17070
single,single-post,postid-17070,single-format-aside,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
argentina

05 may Cambalache en su máxima expresión

Como buen argento puedo criticar a Argentina a lo largo de la historia, en todas sus variantes políticas, culturales o lo que sea. Sin embargo, como buen argentino hasta las pelotas, todo lo que yo critique puede ser compartido e incrementado solo por mis pares nacionales, y no por externos, porque todo lo criticable íntimo se convierte en enorgullecedor cuando se trata de defender al país frente a acusaciones extranjeras.
La pasión por fútbol, la viveza criolla y la falta de empatía, son algunas de esas armas de doble filo (criticables, dentro; caballitos de batalla, fuera).
Sin embargo Argentina maneja a veces indicadores con niveles altísimos, que duplican -incluso- a los del primer mundo, pero no necesariamente son poco avergonzantes.
El robo. El choreo. La ventaja. Tres cosas, un solo corazón. Argentina es un país riquísimo lleno de chorros por todas partes, de toda clase, con pasamontañas en los rostros, con sotanas o con traje y corbata, el que sea es un chorro potencial.
Los niveles de corrupción que va arrojando con el pasar del los días el gobierno de Mauricio Macri, me hace entender que después de doce años de kirchnerismo, algo se aprende: a afanarle al pueblo. Déjenme darle algo de crédito también al Menemismo, padre peronista del gobierno K que supo dar cátedra de delincuencia de guante blanco.
Los más ricos en Argentina, cagan a la población desde arriba de un poste: abren cuentas offshore en el exterior, por ejemplo. Cobran a través de una empresa de obra pública ad hoc sobreprecios irrisorios que le generan tanta ganancia como para terminar enterrando miles de millones que no son lavables ni en 539 vidas de cuatro generaciones. Le compran campos al Estado por el tamaño de tres veces la superficie española por lo que cuestan cinco pizzas de mozzarella y una de morrones. O evaden impuestos por la módica suma de ar$ 8.000.000.000,00 mientras la autoridad de aplicación se rasca la ingle para después olerse el dedo (sí, ocho mil millones de pesos argentinos -que aunque la moneda local no valga tanto- la suma en dólares superaría los 550 millones).
El gobierno que caducó en diciembre pasado en Argentina, enarboló la bandera de “La Patria es el otro” pero hace unos días encontraron un depósito con 16 mil sillas de ruedas oxidándose. Nos cagan de arriba de un poste, repito.
En Argentina pagamos por el servicio de agua potable, pero en mi patio tengo una reserva de 500 mil litros que se llena durante el día porque a la noche no hay agua de red. Lo mío puede ser considerado una burla si tenemos en cuenta que muchísimas poblaciones del norte no tienen ni siquiera conexión al sistema. A la mierda la dejan en un pozo, mientras de arriba les llueve.
Pagamos por la seguridad pública, aunque la mayoría contratamos servicios privados.
Aportamos a la salud pública, a pesar de terminar siendo atendidos en privados con mutuales pagas, porque el otro servicio es insuficiente. Retruco, nos cagan de arriba de un poste.
Esto mismo pasa con la educación, el alumbrado público, la limpieza, el transporte y toda actividad que requiera de aportes de los argentinos, ¿sabés por qué? PORQUE NOS CAGAN DE ARRIBA DE UN POSTE.
Éstos, sin precisar, fueron eso grandes valores que tiene nuestro país que no nos engrandecen a los argentinos fuera del territorio, pero podría, como buen argento, sentarme a charlar con usted, querido extranjero, y que termine con ganas de venirse a vivir a mi país y hasta sin pagar impuestos.
Pero Dios es argentino, nos dio a Gardel, Sábato, Borges, Perón, Charly García, no Perón no, Mercedes Sosa, Spinetta, Messi, bueno a Perón, a un Papa y una Reina (aunque no en la edad media). Y mucho, pero mucho más.

Pido disculpas a la dirección de Bajoladucha.net por la demora
Hasta entonces

No Comments

Post A Comment