Rodilla con rodilla
revista cultural, espacio creativo para la expresión de lo que nos gusta
revista, cultura, arte, musica, peliculas, series, television, reflexion, psicologia, sociedad, estrenos, festivales, conciertos, noticias
17173
single,single-post,postid-17173,single-format-aside,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
corazón

27 may Rodilla con rodilla

Había mucha de gente, teníamos una cerveza cada uno, era como la tercera. La música sonaba con mucho swing.

Necesitaba ir al baño; Carmela, la piba que “cuida el baño”, me da papel.
El tercero está libre– me dice – Pero tenés que sostener la puerta porque no cierra– Aclara.

Mientras hacía pis juntando las rodillas para no sentarme, y sosteniendo con las manos la puerta para que no se abra, repasaba todos los grafittis que la adornaban. Siempre me divirtió buscarle rima y sentidos a las confesiones -indoors- de los baños,  y ponerle caras a los “Flavios Benjamines, te kgo amando” que nunca faltan. “Solo el corazón puede sostener”. Leí.
Me mire y confirmé la pose rodilla con rodilla que me bancaba hasta el final. Pensé en mis rodillas, que me aguantan en tantas, y en esta cosa de -sostenernos-

Me lave las manos rápido y salí a buscarte. Estabas ahí, esperándome, me miraste y con la nariz roja y fría dijiste:
Vos siempre me vas a amar? Yo te voy a amar siempre– Agregaste. Vaya revelación. Me acordé del corazón tan holding on.  Y en que quizás es él quien sostiene a todo esto. O quizás no. Qué se yo.

Esa noche nos amamos.
Pero el corazón no supo sostener.

No Comments

Post A Comment