El sonido de los monos
revista cultural, espacio creativo para la expresión de lo que nos gusta
revista, cultura, arte, musica, peliculas, series, television, reflexion, psicologia, sociedad, estrenos, festivales, conciertos, noticias
17852
single,single-post,postid-17852,single-format-aside,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
sonido ingles- arctic monkeys

28 mar El sonido de los monos

Resulta curioso preguntarse el por qué, pero hay naciones que despiertan diferentes habilidades en quienes habitan en ellas. En el caso de Inglaterra es que son jodidamente buenos creando música. No hay grupo o banda inglesa, cualquiera sea su género o estilo que no logre maravillas con una guitarra, un bajo y una batería. O por lo menos que no siente las bases para las nuevas tendencias como la introducción del rock psicodélico o la rebelión punk de los Sex Pistols por ejemplo. ¿Cómo afirmar esto?, simplemente porque las bandas inglesas se caracterizan por generar discos completos, donde resulta imposible elegir un único tema y el play invita a dejarlo corriendo.

El caso de Arctic Monkeys no es la excepción y su historia se remonta al año 2002 y las casualidades de la vida que hacen que 4 pibes coincidan en un barrio norteño de la ciudad de Sheffield llamado High Green. La idea de formar una banda sonaba divertido, y jamás imaginarían que 10 años después tocarían frente a una audiencia de 27 millones de personas (en vivo y por televisión) para los juegos olímpicos de 2012.

Alex Turner y Matt Helders se conocieron durante sus años escolares, en donde la poesía, el hip hop y las chicas ocupaban la mayor parte de su tiempo. Para la navidad de 2002 recibieron sus primeros instrumentos, una guitarra y una batería, por lo que decidieron formar una banda para divertirse durante el frío invierno inglés. Al grupo se sumaría Jamie Cook y Andy Nicholson. Con esta formación inicial Arctic Monkeys lanzó su primer disco titulado Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not (2006) bajo el sello Domino.

Lo curioso de su historia es que el disco se convirtió en el álbum debut con las ventas más rápidas en la historia de la música británica, vendiendo 363.731 copias en su primera semana; con sus dos singles iniciales alcanzando la posición número uno del ranking sin promoción ni marketing ¿cómo lo hicieron entonces? Gracias a internet y la locura de los miles de fans que promocionaron sus canciones a través de sitios como My Space.

Con un nuevo bajista a bordo, Nick O´Malley, luego de la partida voluntaria de Andy Nicholson llegó la seguidilla de discos con Favourite Worst Nightmare (2007), Humbug (2009), Suck It and See (2011) y AM (2013) reflejando versatilidad y nuevas influencias en un grupo dispuesto a sumar varios párrafos en la historia del rock inglés.

Con una impronta reflexiva, el combo de una lírica poética pero sencilla y una melodía audaz y pegadiza el grupo de los monos ingleses ha crecido hasta convertirse en un eslabón fundamental en la historia del rock post `90 demostrando que cierta osadía y la mezcla de influencias que van desde el clásico rock de Oasis hasta el más atrevido hip hop de Dr Dre, son aclamadas por la audiencia.

“Rock and roll, ¿eh? El rock and roll, simplemente no va a desaparecer. Puede hibernar de vez en cuando, hundirse en el cambio. Creo que la naturaleza cíclica del universo en el que existe, demanda que consienta algunas de sus reglas. Pero siempre está esperando ahí, a la vuelta de la esquina, listo para hacer su camino de regreso a través del lodo y romper el techo de cristal, con mejor aspecto que nunca. Sí, que el rock and roll, parece como si estuviera desaparecido a veces, pero nunca morirá. Y no hay nada que puedas hacer al respecto.” – fueron las palabras con las que Alex Turner agradeció el premio a mejor Álbum del año en los Brit Award del 2014. Un resumen perfecto del ciclo de las cosas, que como el rock, mutan y se transforman a lo largo del tiempo para renacer en su mejor versión y seguir despertando pasiones en multitudes dispuestas a fundirse en su más profundo sentir.

No Comments

Post A Comment