Feminista, ojalá te aborten
revista cultural, espacio creativo para la expresión de lo que nos gusta
revista, cultura, arte, musica, peliculas, series, television, reflexion, psicologia, sociedad, estrenos, festivales, conciertos, noticias
17843
single,single-post,postid-17843,single-format-aside,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
feminista

13 mar Feminista, ojalá te aborten

Saludo a todos los lectores de este sitio tan privilegiado que me deja participar cuando tengo algo para decir, y para que se entere la gente cómo pienso. No tengo redes sociales, me asustan; tanta gente dando vueltas, revisando tus fotos, a tu familia, a tus amigos, me genera algo de paranoia.

Pero hoy volví, creo que después de casi un año, porque me cansé.

Soy mujer, no un ejemplo, de eso estoy segura. Hago las cosas mal. Soy histérica. Contradictoria. A veces tengo novio, otras veces no. Me visto como quiero y cuando tengo que salir no me interesa si no estoy delineada o con un resaltador que me sostiene el rodete. Pienso que la libertad está cuando salgo de la facultad de Psicología, llego a casa, me saco el corpiño y me pongo las pantuflas. Ninguna religión me convence. No siento fanatismo por nada ni por nadie; cuando era quinceañera amaba a Axl Rose, y bailaba como él, y me ponía sus polleras y hasta usé un pañuelo rojo, cosas que hoy me avergüenzan… en realidad me hacer cagar de risa.

Tengo un grupo de grandes amigas que constantemente me agreden por no usar Instagram y no querer ser parte de las fotos sacando la lengua como un perrito y demás pelotudeces que a ellas parecen hacer feliz. A veces juego al futbol con equipos mixtos entre mis hermanos y primos.

Cuando me propongo, acepto una invitación al cine con un chico y obvio que le recibo chocolates. Salgo toda perfumada, maquillada, con tanga nueva y un gas pimienta en la cartera. Otras, clavo jogging, zapatillas, campera y me tomo una birra, yo sola. Soy mujer.

Ahora, ¿Por qué les conté qué y cómo soy? Para mostrarles que no tengo ningún estereotipo de mujer que me “represente”, soy Faustina Peloc y con eso me basta. Por ahí tengo conceptos que me enseñaron mis abuelos; algunos menos, de mis viejos; otros pocos, de la escuela pública y muchos, pero muchos, de la vida.

Y en estas líneas tengo que repudiar el acto más asqueroso y menos representativo de todos; el más hijo de puta y vergonzoso: esta hija de mil putas disfrazada de Virgen María en la puerta de una catedral en Tucumán, Argentina, con toda la vagina llena de pintura roja.

¿A quién le ganaste? ¿Por qué lo hiciste? ¿Por qué avalan ese tipo de cuestiones? ¿Qué nos pasa que pedimos acabar con la violencia cometiendo los peores actos terroristas en contra de los que piensan distinto? Pasamos del “Podemos hacerlo” al “Muerte al macho”. Pedimos matar para que dejen de matar.

Y no, “artista zurdita” no me corras por izquierda diciéndome que lo que querías hacer con esta muestra era captar la atención o “mostrar algo”. Lo que vos hiciste no se hace. No se hace porque indignaste, restaste seriedad y metiste a todas en una bolsa que para vos sola era suficiente. Y quedáte tranquila, querida asquerosa, que yo tampoco creo en la Virgen, ni la puta que lo parió. Ya aclaré que no soy católica, ni budista, ni nada. Solamente trato de ser una mina razonable, no una salvaje intolerante.

Algo nos está pasando, el nivel de violencia constante nos atraviesa y nos va a terminar acabando (con líneas nadie mata).

Este grupo de patas sucias que salieron a marchar con las axilas peludas, los pañuelos tapando el rostro -como verdaderas cobardes-, (y lo de los chivos peludos es un dato característico, no me molesta; en invierno soy una de ellas) y pintarrajearon edificios históricos, quemaron catedrales y demás ¿Qué carajo ganaron? ¿Por qué empañas? Te vi llegar con esos ánimos dañinos y me fui de la plaza, me fui al igual que un montón de minas que marchábamos en reivindicación de los derechos, para que se nos reconozca como tal, bregando por mayor igualdad; vos llegaste para arruinar todo, para hacerte la rebelde: la Maitena, la Mafalda asesina, la pobre de Malena Pichot. Sos tan básica que de seguro andás llorándole a tu ex una oportunidad, pero lo bastardeas en Facebook.

Explíquenme qué ganaron.

Pedís el aborto legal… cómo me hubiera gustado que tu vieja también se haga la guerrillera y cuando te gestó hubiera tomado esa decisión, soreta.

Claro que estas líneas son agresivas, pero con esta animal, uno no puede entrar con la guardia baja. Infeliz.

Cojo desde los 17 años, tengo 26, y ¿Sabés qué? Nunca quedé embarazada. Cogí en telos, casas de ellos, mi casa, mi cuarto, el de mi vieja, en la casa de mi abuela, en su auto, en descampados, en el cine, en campamentos, después del boliche, antes de que amanezca. Debo haberme acostado con más de 50 pibes en mi vida -un saludo para mi ex más reciente que cree haber sido el primero-, y nunca quedé embarazada. Porque los forros, ni las pastillas son impagables. ¿Me vas a correr por las que no tuvieron educación? Acercarse a una sala de emergencias es más fácil que abrirse de gambas, detestable Pep Breslin.

Quedarse embarazada es más difícil que acercarse a un centro clandestino para abortar en un fuentón con restos de pintura de pared.

¿Sabés qué Pep Breslin? Me das asco. Tu postura me da asco. ¿Me querés salir por el lado de que yo me hago problemas por tu “intervención artística” y no por las minas fajadas y muertas? Te cuento que desde mi lugar, con mis estudios, intento cambiar todo eso. Ayudo a cualquier cantidad de mujeres golpeadas al cambio de ni un peso. Todavía no me recibí pero intento asesorarlas lo más que puedo. Y vos decís ser psicóloga, pero tu ayuda a la sociedad es meterte una bolsa de pintura y andar desparramando “sangre”, tirria. Avergonzás, incluso, a quienes abortaron alguna vez. Repito, das náuseas.

Pedías respeto en una marcha a las puteadas. Que nos estén matando es preocupante y con una concha ensangrentada con látex rojo no es la solución, tarada.

Tu nivel de violencia fue repudiable. Ya ni tu mamá te quiere. Y ¿Sabés qué? Por quemar un patrullero no reivindicas muertas. “Van muriendo 50 pibas en Argentina y a vos te preocupa que incendien una iglesia” ese es tu pensamiento, como si uno podría ir por la calle, cruzarte a vos Pep y pegarte una patada en la cajeta, en nombre de, no sé, la cantidad de empleadas domésticas en negro, pelotuda.

Yo sí soy agresiva con vos, y te apunto directamente a vos y a las que tienen tu razonamiento, para que entiendan que el mundo no se conquista con un tarro de pintura en la vagina.

Pep, vos y tu séquito demostraron ser peor que hombres retrógrados.

Aguanten las minas que se le siguen plantando a la vida y aguanten las que luchan de verdad y no a través de payasadas ofensivas hasta para las del mismo género.

Pep, ojalá que en tu próxima vida te aborten.

¿Me describí como contradictoria, al comienzo? ¿Sí, no?

 

No Comments

Post A Comment