Inspirarse; qué carajo es.
revista cultural, espacio creativo para la expresión de lo que nos gusta
revista, cultura, arte, musica, peliculas, series, television, reflexion, psicologia, sociedad, estrenos, festivales, conciertos, noticias
16744
single,single-post,postid-16744,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
inspirarse

28 mar Inspirarse; qué carajo es.

Me había tocado la puerta varias veces. Pero era el frío, la paja, el sueño o el hambre. Quizás era el miedo. Cuando comenzaba a sentir sus pasos, intentaba cubrir todo mi cuerpo debajo de las sabanas. Y los dedos sosteniendo el hueco de mis oídos para fingir no escuchar su toc- toc. Toc toc, qué curioso que el trastorno compulsivo haya venido a ligar el mismo nombre de una onomatopeya que avisa: Hola, estoy aquí.

Pero no viene mucho al caso.

La cosa es que cuando me aseguraba que ya no estaba tras la puerta, relajaba esa contraída postura que adoptaba cada vez que lo sentía cerca. Y tan pendeja como soy a veces pensaba, cuándo volverá a venir?

Los días que se hacían meses y la visita tan puntual, y la respuesta tan igual.

Pero siempre que se iba me hacía la misma extraña pregunta, como si alguna parte de mi, temía que se cansara de tocar la puerta. Lo había imaginado tantas veces de tan disparatadas formas: alto bajo, ancho, luz.

Mi imagen preferida de eso era en luz. Siempre dedicaba una parte de mi dia, casi al final, con la guitarra en el balcón, descalza y mi mate, a pensar unos cuantos porqués. Desde que aprendí a hablar y entre en la etapa –por qués- entendí que preguntando se sabe algo nuevo, y no pude parar.

Alguna vez leí que habían dos cosas que eran infinitas, el universo y la estupidez humana; también le agregaría los porqués. Son como las estrellas, que cuando las intentas unir, descubrís que pegadita hay otra brillando bajito. Y el dibujo se vuelve surrealista, y complejo e infinitamente insoportable.

Pero ese jueves el por qué era imperante, era un porqué que buscaba desesperadamente saber por qué, como si se acercara algo urgente de ser resuelto. Quizás porque traía consigo un puñado de nuevos porqués que me llevarían a otro lugar. Ves? Preguntarte por qué es como, como estar en movimiento. Es el punto para otro punto, en el infinito de creer saber algo y a la vez, no saber nada.

Algo no quiere estar así porque sí. Quiere saber o quiere romper. O las dos cosas.

Ese jueves de mate al sol, había entendido qué había estado buscando eso que me buscaba. Y también había descubierto que el viernes ya no vendría.

Tenía que buscarlo yo, pero antes había necesitado saber al menos, un por qué.

1Comment
  • Monteavaro
    Posted at 13:32h, 28 marzo

    Qué buena pregunta. La inspiración, ¿qué es la inspiración? Es algo que provoca una reacción, un impulso que te guía hacia donde quieres llegar y te da la fuerza necesaria para buscar los múltiples caminos que te permiten llegar de la mejor forma. Pero la inspiración, en el caso de que sea necesaria, hay que buscarla. Búsqueda activa de esa inspiración, creo que ahí está el auténtico secreto de todos los grandes artistas, mucho más que en su propio talento, arte e inteligencia.

Post A Comment