La escritura como terapia, un placer que nos da la vida.
revista cultural, espacio creativo para la expresión de lo que nos gusta
revista, cultura, arte, musica, peliculas, series, television, reflexion, psicologia, sociedad, estrenos, festivales, conciertos, noticias
17840
single,single-post,postid-17840,single-format-aside,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
escritura

07 mar La escritura como terapia, un placer que nos da la vida.

La escritura funciona como medio de canalización para los individuos y ayuda a liberarlos de tensiones continuas o de pensamientos negativos, de igual manera,  actúa como medio para plasmar situaciones agradables o positivas. La sensación de poder traspasar los pensamientos a un soporte de escritura hace que uno sienta un éxtasis emocional. Las palabras van saliendo una por una, haciendo fila y creando toda clase de textos, dejando una estela de emociones que se conecta con el cuerpo. Esto nos recuerda a Roland Barthes, ensayista francés, que en Variaciones sobre la escritura, menciona que escribir no es solamente una actividad técnica, sino también una práctica corporal de goce.

Pero no siempre fue así, la escritura históricamente ha nacido como un registro gráfico a partir de las exigencias comerciales que impulsó el desarrollo de la agricultura, desde entonces, el hombre se vio obligado a crear un método de recordatorio que sea estable y perdurable. Siendo también un sistema de dominación entre un grupo sobre otro, provocando divisiones sociales. En sus orígenes, la escritura era una herramienta que pocos podían tener, un poder para algunos privilegiados, entre ellos se encontraban los escribas, sacerdotes, notarios, entre otros. Creando una posición de transmisión sobre el conocimiento delimitada.

El acto de escribir nos puede llenar de múltiples beneficios. Ama Ata Aidoo, escritora, novelista y autora de obras de teatro, nos recomienda en Escribir y leer poesía, el género poético: “la poesía ofrece diversión y relajamiento del trabajo y demás fuentes de tensión” haciéndonos “utilizar la imaginación y sentir las múltiples dimensiones de la palabra”.

La poesía es un género literario que suele concebir la belleza del mundo y sus conflictos. John Coleman en Los beneficios de la poesía para profesionales, señala: “La poesía puede enseñarnos a infundir belleza y significado a la vida: Estimula el sentido del asombro y del propósito al incursionar en dimensiones profundas de la existencia humana, en la estética de las relaciones y en el autoconocimiento.” Aun así, este consejo que nos da Coleman no es aplicable solo a aquellos que son profesionales en la disciplina de las letras, hay que resaltar nuevamente, que esto ayuda a todo aquel que se deja llevar por la escritura y en este caso específico por el género poético.

Y como dijo Julio Cortázar: Lo que me gusta es escribir y cuando termino es como cuando uno se va dejando resbalar de lado después del goce, viene el sueño y al otro día ya hay otras cosas que te golpean en la ventana, escribir es eso, abrirles los postigos y que entren.” Recordemos lo que nos brinda la escritura para ganar un ejercicio cotidiano como dejar nuestros pensamientos, sean buenos o sean malos, en cualquier soporte para nosotros mismos o para generaciones futuras.

No Comments

Post A Comment