La vez de la cara de Voldemort
revista cultural, espacio creativo para la expresión de lo que nos gusta
revista, cultura, arte, musica, peliculas, series, television, reflexion, psicologia, sociedad, estrenos, festivales, conciertos, noticias
17848
single,single-post,postid-17848,single-format-aside,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
voldemort

15 mar La vez de la cara de Voldemort

Corría Marzo de 2014 y después de años y años de respirar pésimo y enfermarme continuamente de la garganta, fue momento de tomar el toro por las astas y encarar al médico. Examen va examen viene, cirugía en puerta. Yo pensé que se avecinaba una sacada de amígdalas, mucho helado, un poco de cama y ya; pero no.

Resultó que mi tabique estaba casi en forma de “S” así que el bisturí se redireccionó a mi nariz.

En fin, un par de exámenes pre operatorios más y un martes por la mañana pisaba la clínica con bastante sueño porque era muy temprano. Admisión, firmar papeles seguramente habilitando a los médicos a hacer lo que quieran con mi caso y a ponerse la bata, sí, de esas que te queda el culo un poco al aire, no entiendo bien por qué.

De arranque nada era como me imaginaba de acuerdo a los infinitos capítulos de E.R. Y Greys Anatomy que había visto en toda mi vida. Entré caminando al quirófano, pegue un salto y me subí a la camilla y en el momento que me pusieron la mascarilla de oxígeno/anestesia me dormí en tres segundos – no, no alucine, no vi elefantes ni nada de eso, PALME-

Después de tres horas aproximadamente de cirugía me levante en una camilla que me llevaba a mi habitación, no entendía nada, no sabia ni qué hora, ni muchos menos qué día era. Me costó bastante volver a conectar todos los cables y descubrí que tenía un yeso tipo TODA LA CARA, mentira, toda la nariz, un suero y muchas ganas de hacer pis. No va que me terminan de acomodarme en mi cama que me levanto para ir al baño toda canchera para casi terminar en el piso porque seguía un poco pelotuda. Pasaron horas, en las que dormí y me desperté mientras mi hermana se estiraba  ENTERA en mi cama, muy cómodo todo, sacándome fotos paparazzi style.

Vino el médico, me revisó y me dió el ok para que me vaya a casa. Me visto y levanto mi humanidad para sentarme -como todo el drama de mi vida indica- en una silla de ruedas.

Bueno genial, vamonoosss! Me subo y mi tía me dirigía la silla (no sé si les pasa pero mi familia es enorme y en acontecimientos como este o incluso solo una merienda un miércoles por la tarde involucra que seamos por lo menos 10 y bueno cada uno se busca una ocupación) 

Estoy desvariando. La cosa es que mi habitación estaba en planta alta y para bajar había una rampa, listo, íbamos a mitad de camino y tía SUELTA -sin querer- LA SILLA PARA QUE YO RUEDE DESCONTROLADAMENTE hasta llegar a la pared que había al final y poner un brazo para no dármela con toda la cara.

Entre lo drogada que me sentía y el micro pánico que me agarro me empecé a cagar de la risa como 10 minutos hasta que me llevaron hasta el auto y a casa.

Igualmente hubo helado, visitas de amigos y muchas selfies con cara de Voldemort toda vendada y con lentes. Antes muerta que sencilla dicen por ahí. 

Amiguitos, la moraleja de esta historia es que eviten la escena de película porque hay grandes chances que salga como el culo. Sobre todo si seguís drogada.

Y no, no están todos buenos en la clínica como en las series. Una lastima. 

Muriel.

No Comments

Post A Comment