Levántate y anda
revista cultural, espacio creativo para la expresión de lo que nos gusta
revista, cultura, arte, musica, peliculas, series, television, reflexion, psicologia, sociedad, estrenos, festivales, conciertos, noticias
16867
single,single-post,postid-16867,single-format-aside,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
LAZARO

06 abr Levántate y anda

por: Leandro De’ Loré

17.30 en Argentina del 5 de abril. Sin querer prendo el televisor y de casualidad el cerebro del engranaje desinformador copa la pantalla, TN  Un título en blanco estampa un fondo rojo. “DETUVIERON A LÁZARO BÁEZ”. dice. Quedo perplejo. Me falta el aire, se me acalambra el brazo izquierdo. Inmediatamente los ojos se me llenan de lágrimas. Acaricio un pingüino de peluche. Me beso el antebrazo donde tengo tatuado “No fue magia”. Me levanto y rápidamente desenchufo el televisor.

 

Prendo el equipo de música y pongo play a un enganchado de Víctor Heredia y Copani. Suena ‘Sobreviviendo’ en versión acústica. Con una bola de mocos hecha un nudo en la garganta y un vacío en el pecho, me siento a escribir estas líneas.

*Me reclino en mi silla de escritorio, miro al techo donde tengo una pintura réplica de La Creación de Adán pero con los rostros de Víctor Hugo Morales y Diego Brancatelli, y me dejo abatir nuevamente por este golpe del Partido Judicial.*

Es que siento que este es como un juego de ajedrez en el que la nariz de Macri estornuda y nos va dejando fuera de la partida.

Sin Rey nos quedamos un 27 de Octubre pero la Reina está cubierta de peones, alfiles, caballos y torres. Todos con un cinturón que reza la frase ‘Los pibes siempre vamos a estar’

Es que la Nariz y el Partido Judicial se fusionaron para empezar a comer nuestras piezas. El mismo 10 de diciembre comenzaron a demostrar que venían por todo. A pocos días de haber asumido se llevaron el primer caballo. Milagro Sala, una pobre dirigente social encargada de que todos los negros, fieros y pobres -como yo- tengamos donde dormir, bañarnos y comer. Milagro, o Santa Mili, como le decíamos en El Cantri, fue abatida de sopetón. La metieron presa sin razón. La apresaron por ser ella la única capaz de mirar a los ojos al gobierno y parársele así de una, con un palo y una piedra. Pero no, no la dejaron, ahora está ahí como una cosa con mal olor, abandonada en una esquina. Dijeron que se robó millones. Ja ja ja permítanme que ría… si ella fuera millonaria tendría una Ferrari, no un Smart; Tendría una mansión en Le Parc, no el dique El Cadillal (Jujuy); iría los fines de semana a Las Vegas; no al casino del Conrad de Punta del Este. Pero va a volver, o a ‘volber’ como dice ella. Es un hecho. Venceremos compañera tupamaru.

*Trago un poco de moco, me seco las lágrimas, miro a mi izquierda la estatua, tamaño real, de Néstor (réplica de El David de Miguel  Ángel) y sigo escribiendo*:

Siguieron por un peón: el compañero Ricardo Jaime, ‘Jaimito’ como le decía Él (¡Ay, cómo lo extraño!). Se gastó 100 millones de euros en chatarra residual de ferrocarriles, para poder generar nuevos puestos de trabajo pero no en los hoteles del sur, como dicen los vendepatria, ¡NO!, en los talleres ferroviarios. Pero bueno, de nuevo metió el nazo donde no debía este jo de putas. Pero estoy seguro de que va a estar en las calles de nuevo con nosotros y la Jefa, cantando y bailando al ritmo de Calle 13. “La resistencia, a toda máquina” como dice Jaimito, ante todo.

*El corazón me hace el amague de que va a explotar. Me levanto y pongo llave. Trastabillo, me agarro del respaldar de la silla y saco del corcho en la pared una foto de La Mancha de Rolando junto a Amado Boudou y firmada por De Vido, Kicillof y Guillote Moreno. Rápidamente me tomo un Clonazepam y me dispongo a seguir escribiendo*.

*…*

*…*

*Es que me acuerdo y no puedo seguir. Me enojo. Agarro la botella de whisky y la reviento contra la pared, justo donde está el tablero de dardos con la cara de Lilita*.

Me tiro al piso y lloro. Pienso en cómo haremos para no perder la Reina. Me predispongo a volver al teclado pero de la amargura no puedo. Agarro una lapicera y respecto al otro alfil que nos volteó hoy el Partido y la Nariz, escribo con mi último esfuerzo sobre una servilleta: “Compañero, levántate y anda”. Tiro la lapicera. Abrazo el pingüino y llorando me duermo.

 

No Comments

Post A Comment