Macri vaya a gobernar Disney
revista cultural, espacio creativo para la expresión de lo que nos gusta
revista, cultura, arte, musica, peliculas, series, television, reflexion, psicologia, sociedad, estrenos, festivales, conciertos, noticias
17146
single,single-post,postid-17146,single-format-aside,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
macri

25 may Macri vaya a gobernar Disney

Por Magdaleno Coher

Me invitaron a escribir unas líneas sobre cualquier cosa: el actual presidente de Argentina, Mauricio Macri.

Antes que nada, déjenme presentarme, soy Magdaleno Coher. No tengo ningún título universitario aunque estudié siete años, siete carreras diferentes y hoy soy vendedor en una mercería por la mañana y cajero en una repuestera de motos de 110 cc en un barrio de una capital con 800 mil personas. Acepté redactar un par de ideas porque lo único que tengo para ofrecerles es una cabeza algo coherente, cansada de que le tomen el pelo y sin contaminarse por ningún tipo de partido político. En mis ratos libres pienso, analizo, escribo pero borro. Ahora, después de la oferta, he decidido publicar. Vamos a los hechos.

Cuando me ofrecieron difundir mis opiniones, Julieta, la directora de Bajoladucha.net me abrió la puerta y con su brazo derecho extendiéndose, me dijo “pasá, sentate y escribí sobre lo que quieras”.Como Letras, Periodismo y Ciencias Políticas son algunas de las carreras que abandoné, mi respuesta fue “vale, tía”. Hice caso; me senté y empecé a tipear.

Mauricio Macri, presidente argentino lleva poco más de cinco meses en funciones y en ese lapso no hay ciudadano que no haya sentido el efecto de Macri Presidente.

No voy a discutir que el gobierno de los Kirchner no haya estado preparando durante doce años una bomba de tiempo que estallará en diciembre del 2016, una vez que cerraran la puerta de La Rosada con llave y la arrojaran al riachuelo.

Si bien el detonante de este explosivo fue contundente, hay que reconocerle a Mauricio que él también colaboró para que el BOOM se haga sentir fuerte en todos los rincones de Argentina.

Macri llegó al gobierno y lo primero que hizo es ayudar con quita de retenciones a sectores no necesariamente carenciados, sin embargo no recortó planes sociales como decía la campaña que llevaron en su contra previo a los comicios. Sigamos.

En estos más de 150 días, Macri se mostró muy envalentonado y arrancó en tercera y a toda marcha sin medir consecuencias. Una brutal devaluación tuvo lugar a semanas de haber asumido, justificada como inminente’ por parte de Cambiemos -y a mi juicio entendible- pero sin un poco de celeridad ni tacto. Porque tomar medidas graduales despacito, no tan brusco ni de golpe, podría habernos hecho pasar Navidad con una sidra y un pan dulce, y no con una sidra o un pan dulce.

Desde que la centro derecha llegó al Ejecutivo Nacional las medidas aceleradas ni siquiera tocan bocina en la esquina. La quita de subsidios a los servicios públicos como el gas y el agua, llevaron a las economías familiares a vivir una verdadera desesperación. Lo tedioso es que la justificación siempre va a ser “la pesada herencia”.

Claro, Ingeniero, entendemos que el Kirchnerismo le dejó el país en jaque, pero por favor tenga compasión. Ustedes nos dicen que esperemos medio año o un año, lo cierto es que tengo que darle de comer a mis hijos, cargarle nafta a mi auto, pagar mis cuentas y, sobre todo, ir a trabajar. En la medida de que los precios se sigan yendo al Reino de los Cielos, voy a empezar a rescindir cada ítem y al del surtidor no le puedo decir que la culpa es de Cristina, ¿entiende?.

Yo sé que su antecesora fue tan soberbia y egoísta que, además de rehusarse a entregarle el bastón de mando tampoco quiso hacer una transición con usted, pero yo lo mismo tengo que pagar mi factura de gas con un incremento del 400%. No tengo escapatoria.

Sus peleas políticas tienen un solo perdedor: el argentino. Nadie más. Ingeniero Macri, créame que ya sabemos que Fernández de Kirchner era lo más cercano al mismísimo demonio, pero no hacía falta una bola de cristal para entender que las cosas se iban a tornar complicadas. Pido empatía y un poco de conciencia, nada más.

Déjeme recordarle que ni Alfonsín, ni Menem, ni De La Rúa, ni Duhalde ni Néstor Kirchner recibieron un país ‘de puta madre’. Por eso, macho, deje que Cristina mire por la ventana el atardecer patagónico mientras acaricia a su perrito Simón, y póngase a trabajar para darnos soluciones a los argentinos que queremos que al país le vaya bien. Si quería que su gestión sea fácil se hubiera postulado en Disney, con Donald (el pato, aclaro) como vice, y ahí sí somos todos felices, pero lo eligieron en Argentina; todavía está esa duda si lo eligieron a usted o, en realidad, prefirieron no a Scioli, como sea. Usted es el presidente y nosotros necesitamos salir adelante, deje de llorar culpar a ‘la loca’ -como dice Mujica-, póngase los pantalones y salga a la calle.

Nos merecemos un país que sirva, nos merecemos un país en serio.
Encarcelar a Milagro Sala no es suficiente, Presidente, no se confunda.

Hasta la próxima.

¡Y que bajen los precios, carajo!

No Comments

Post A Comment