Pokemon, Go Home
revista cultural, espacio creativo para la expresión de lo que nos gusta
revista, cultura, arte, musica, peliculas, series, television, reflexion, psicologia, sociedad, estrenos, festivales, conciertos, noticias
17372
single,single-post,postid-17372,single-format-aside,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
Pikachu pokemon go

08 ago Pokemon, Go Home

Hordas de ilustrados con obras de Platón, Maquiavelo y Luis Ventura bajo el brazo se agolpan en las plazas, glorietas y bibliotecas con el pedido de que Pokemon Go se vaya de la Patria porque están haciéndole mal a la sociedad  argentina cuyo IQ siempre estuvo por las nubes.

El bendito juego de juegos ha llegado a la Argentina y como todo pasatiempo, en el país encontró una buena plaza.
Las descargas de esta app de realidad aumentada se expandió rápidamente por todo el mundo, alcanzando números increíbles y, lógico, generando millones de dólares diarios para sus desarrolladores.

Antes que hablar de lo que en realidad representa el juego vamos a reconocer que tuvo una campaña de marketing boca a boca intachable; las publicaciones en Facebook sobre un juego nuevo y distinto que sólo estaba en algunos países y causaba estragos: asaltaban a gente, renunciaban a sus puestos de trabajo, embobaban a las masas, entre otras cosas…

Fiel al estilo argento, en el país una parte selecta, virtuosa, impoluta en intelecto y -claramente- superada, y con temor nato a lo nuevo y/o desconocido, ha salido a criticar el desembarco de los bichitos en nuestro territorio.

Increíblemente los fundamentos son claramente utilizables para distinguir a consumidores de Internet. Simpleza.
Aclaremos más: el juego está ocasionando un “proceso de opificación” de la misma forma que lo hicieron millones de aplicaciones móviles, juegos o la mismísima Internet, salvo que Pokemon Go te cambió el paradigma de quedarte quieto.

A pesar de esto, voy a remarcar que el juego no te obliga a que lo consumas. Punto.
Queres una nueva forma de jugar, te lo bajas; si no, no. Corto.

“Te pueden afanar el celular”; al celular te lo pueden chorear en cualquier lado y momento; el chorro no se fija si tenes Pokemon Go, cuanto mucho después se lo descarga, antes no…
“Tenes que violar propiedad privada”; ¡las bolas! si consideras que pedirle al vecino que te deje cazar a Pikachu en su patio es un atropello a la razón, no lo haces, lo buscas en otro lado.
“Es una pérdida de tiempo” ¡CLARO QUE ES UNA PÉRDIDA DE TIEMPO, PARA ESO ME DESCARGO UN JUEGO!, perdón loado señor por no leer a Borges en mi tiempo libre…

Por ahí existan críticas coherencia, los felicito, sigan gritando -Pokemon Go Home -y asegurándole fracaso a cada jugador, porque no tener presencia en esa app, garantiza erudición, cultura e ilustración plena. Salúd! Feliz año del Sapo y mes de la Cabra Griega.

En lo personal, me bajé el juego, me quedé sin pokebolas y opté por borrarlo. Pero me lo descargué por lo que creo debo fundar un ghetto bajo el estigma de ni-ni.

No Comments

Post A Comment