Senegal Grindcore Mafia en Casa
revista cultural, espacio creativo para la expresión de lo que nos gusta
revista, cultura, arte, musica, peliculas, series, television, reflexion, psicologia, sociedad, estrenos, festivales, conciertos, noticias
17499
single,single-post,postid-17499,single-format-aside,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-7.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
Senegal Grindcore Mafia Entrevista

12 sep Senegal Grindcore Mafia en Casa

Hace meses venimos bancando la propuesta de Senegal Grindcore Mafia. La versatilidad de los tucumanos es innegable y sólo invita a querer seguir descubriendo todo acerca de esta nueva banda del under que busca fascinar con algo tan imprevisible como el heavy metal. Pop, groove, metal y rock del dark – progresivo es algo de lo que podemos escuchar en Hay Daño en Casa, su primer LP.

Estuvimos charlando con Raúl García Posse (guitarra/voz) y Gaspar Rojas (guitarra) para conocer un poco más a los nuevos pesos pesados metaleros.

Nosotros ya los conocemos pero necesitamos la historia completa. qué son y por qué lo son? 
Raúl García Posse:
Seguimos intentando explicar en pocas palabras qué es la Senegal, por de pronto tenemos muy en claro que no hacemos Grindcore y que nuestra música es pesada, por momentos experimental, pero con una cuota de estructuración que a veces nos recuerda a las bandas clásicas que nos inspiraron cuando recién arrancamos a tocar nuestros instrumentos y que nunca dejamos de escuchar.
Todo esto forma parte de un proceso de descubrimiento y de transformación, nosotros no somos de exprimir hasta el hartazgo las fórmulas y recursos que nos resulten en un disco, sino todo lo contrario, sentimos siempre la necesidad de salirnos de la zona de confort. El porqué de todo lo que hacemos es el deseo de vivir de y para la música, el medio para conseguirlo, la distorsión.

Cuál ha sido el momento bisagra de la banda? 
Gaspar Rojas:Creo que no hubo UN momento bisagra. Fueron muchos pequeños momentos de lucidez. En todo caso vamos de momento en momento, aprendiendo constantemente y proyectando todo el tiempo.
Si hay que elegir un momento clave, fue la segunda o tercera vez que nos juntamos a flashear, antes de que se sume Pablo en el bajo. De algún modo coincidieron todos los factores para que decidamos darle una importancia máxima a la banda: los que habían sido los proyectos principales de los cuatro hasta el momento dejaron de existir, y en esas dos o tres juntadas que llevábamos ya teníamos prácticamente dos canciones completas, que terminaron yendo eventualmente al disco, casi sin modificarse.
Con el ingreso de Pablo cerramos el círculo a nivel musical, y al poco tiempo nos dimos cuenta de que los cuatro teníamos una forma muy parecida de sentir lo que hacíamos con la música, y fue cuestión de unificar objetivos y ponernos de acuerdo en el modo de trabajar.
Siempre que encaramos un nuevo proyecto hay algo que nos hace click, algo que debemos mejorar y que de golpe nos damos cuenta de cómo deberíamos hacerlo la próxima. Esos son los momentos bisagra para nosotros, y en definitiva es lo que más buscamos, nuevas maneras de solucionar problemas.
Una banda foránea y otra local que ayude a su esencia? 
Raúl: Cada uno tiene sus gustos, pero siempre compartimos dos o tres bandas que en un determinado momento se vuelven recurrentes, como si fuera que se van poniendo de moda entre nosotros cuatro. La última que nos pegó fuertísimo de afuera es Rollins Band, y de Argentina, Poveglia

 

Cómo es la vida de una banda del interior? Son del palo de – el que quiere, puede? Cómo va el proyecto de libro sobre autogestión? 
Raúl: Es difícil, tal vez un poco más que en las grandes ciudades, me imagino. Tenemos muchos desafíos, primero el de romper con un círculo vicioso que tiene dos polos, uno formado por una gran parte del público, que tiene el prejuicio de que las bandas locales no valen la pena y por el otro lado, el de los músicos que resignados prefieren no arriesgarse demasiado argumentando que el público no sabe apreciar las maravillas del under.
También es necesario hacerle frente a la mayoría de los bolicheros (no todos), que no tienen interés alguno en conseguir un equilibrio entre la lógica búsqueda de rentabilidad y el crecimiento de la Cultura Emergente.
Nosotros, cada uno por su lado, estamos hace años en esto y ya tuvimos un momento para fantasear con que todo aquello que queríamos se haría realidad solo por creer en lo que hacemos, ahora sabemos que no hay nada que no surja del esfuerzo, así que en eso estamos, abriéndonos paso laburando sin aflojar.
De ahí vienen las ganas que tenemos con Pablo de publicar el libro, queremos que quien lo lea, a diferencia de nosotros, de alguna forma pueda aprender a trabajar como músico gestor más rápido y con menos disgustos. Todo lo que habrá en el libro tiene que ver con cosas que nos hubiera gustado que alguien nos dijera antes de mandarnos las cagadas. De todas formas, no es nuestra intención darle todo servido a la gente, sino más bien, brindarles herramientas para que puedan explotar al máximo sus proyectos.
El libro va a salir solo en versión digital, por el hecho de que queremos que llegue a más gente y además porque queremos adjuntarle algunos archivos que pueden llegar a ser de utilidad para muchos. Pronto anunciaremos la fecha de lanzamiento.

 

Hablemos de Hay daño en casa, cómo lo definirían? 
Gaspar:Ese disco fue el mejor puntapié inicial para la Senegal, no solamente por todo lo que nos llevó a conseguir, sino también porque a partir de ahí todo lo que se viene tiene como propósito madurar en todo sentido. Nos encantan los temas, como suena, todo lo que se generó, pero queremos más.

 

Hace poco estuvieron girando por Buenos Aires y ahora se vienen mas fechas recorriendo el país, cuál es la sensacion arriba del escenario? 
Gaspar:Lo que nos queda es más bien la sensación al bajarnos, y que se va acrecentando con los días, cuando nos estamos volviendo y empezamos a poner en palabras todo lo que limamos y a compartir entre nosotros las diferentes impresiones que nos quedan.
Arriba del escenario sólo hay vértigo y adrenalina. Para una banda emergente, que tiene que viajar con todo lo que se pueda a cuestas para poder sonar lo más parecido a los ensayos, pero siempre con cajas diferentes, y una batería prestada  es sumamente difícil alcanzar un estado de relax en medio de una tocada. Hay momentos, cerca del final de cada show en los que por fin todo está rodando suavemente, pero te quedan cinco minutos!
Por eso lo más lindo es cuando nos bajamos, agarramos un par de birras y empezamos a hacer un balance. Por suerte, y hasta ahora, siempre el balance fue positivo. Anduvimos por varias provincias ya, y en todas nos recibieron muy bien.

 

Pregunta duchera: qué resulta más perturbador, Charly cantando una de Arjona o Arjona versionando un clásico de Charly? 
Gaspar:Nos resulta más turbador el Charly de ahora en todo caso. Por lo que fue y no volverá a ser jamás. Arjona siempre estuvo hecho del mismo material, una especie de red de materia fecal en descomposición. Un vómito de GG Allin tenía mas potencial artístico que Arjona. Pero Charly fue grande, tuvo momentos gloriosos, y ahora es un espectro, no tiene sentido, y eso… eso da miedo.

 

Próximas fechas y proyectos? 
Raúl: Nos queda un segundo semestre agitado. Seguimos con el Ciclo Sísmico, proyecto que tenemos con los pibes de Sauce (Salta). También habrá un daño bastante grande por primera vez en Córdoba, San Juan, Mendoza y, como si eso fuera poco, volveremos a tocar en Buenos Aires, Tucumán y Salta. Mientras tanto seguiremos con la composición de nuestro disco nuevo, que será lanzado en el 2017.

 

No Comments

Post A Comment